El Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz proporciona las reseñas contenidas en este Boletín como un servicio a la comunidad psiquiátrica. Estos contenidos provienen de material publicado en otras revistas especializadas en este campo y no son producto de la opinión o de la posición del Instituto a menos que se estipule específicamente. El Instituto no patrocina productos, corporaciones ni organizaciones y está libre de cualquier responsabilidad.

Vol. 31 Núm. 6 (2020): Información Clínica

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en población pediátrica se presenta frecuentemente en comorbilidad con otros trastornos psiquiátricos, incluyendo Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Dicha comorbilidad conlleva gran discapacidad. En este estudio se incluyó un grupo de niños y jóvenes con diagnóstico primario de TOC y TDAH comórbido y un grupo control con TOC y otras comorbilidades con la finalidad de evaluar síntomas, severidad, funcionalidad, comorbilidades, funcionamiento familiar, psicopatología de los padres, estilo de crianza y respuesta a tratamiento de corto y largo plazo. Los resultados sugieren que los pacientes con TOC más TDAH presentan más comorbilidades, más fallas en las funciones ejecutivas, mayor disfunción familiar y menor probabilidad de tener respuesta adecuada al tratamiento. Se concluye que una mayor comprensión de este subtipo de TOC, la respuesta a los tratamientos existentes y los correlatos clínicos individuales podrían ser útiles para desarrollar tratamientos individualizados con mejores resultados a largo plazo.

41-42

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es frecuente y usualmente emerge en edades tempranas. Por factores como el retraso en su diagnóstico y acceso a un tratamiento adecuado, tiende a cronificarse, afectando significativamente la calidad de vida del individuo, su familia y su entorno social. Este consenso por expertos busca dar soporte a la importancia de intervenciones tempranas que eviten el retraso en detección y el acceso a tratamientos adecuados. Propone un nuevo modelo de estatificación del TOC con utilidad para establecer estrategias de prevención primaria, secundaria y terciaria y reducir sufrimiento y costos de la discapacidad asociada a la enfermedad no tratada.

43-44

La Duración de la Enfermedad No Tratada (DENT) es un parámetro potencialmente modificable que se asocia con un peor pronóstico de los trastornos psiquiátricos. Originalmente este concepto fue propuesto para la psicosis (duración de psicosis no tratada); sin embargo, ha sido muy poco estudiado en el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Los autores estudiaron 251 registros clínicos de pacientes con diagnóstico de TOC según el SCID-I y el DSM-IV. Definieron la DENT como el intervalo entre la edad de inicio del trastorno y la edad en la cual los pacientes recibieron su primer tratamiento farmacológico adecuado. Los resultados sugieren que una mayor duración de DENT en el TOC se asocia con una pobre respuesta en el tratamiento farmacológico.

45-46

Existe una comprensión limitada de la fisiopatología del Trastorno Obsesivo Compulsivo, por lo que se han realizado, para su entendimiento, múltiples estudios intentando obtener información a través de la electroencefalografía. Se identificaron 65 artículos relevantes que sintetizan esta información en cuatro abordajes: electroencefalografía cuantitativa, señales del EEG relacionadas con el sueño, potenciales evocados y estimulación magnética transcraneal con EEG. Con los resultados encontrados se puede inferir que las principales alteraciones en el TOC se encuentran relacionadas con una disfunción en los circuitos frontal, con una hiperactividad en la monitorización del rendimiento y con la disfunción del circuito fronto-estriato-talámicos que es el responsable de las manifestaciones conductuales.

47-48

Ver todos los números